Alimentos que nos dan felicidad


Las Antocianinas responsables de los tonos rojos, azules y púrpuras de las hojas, frutas y flores son unos antioxidantes que favorecen la reparación y la prevención del estrés oxidativo. Y los podemos encontrar en las berenjenas, aceitunas, cebolla roja, legumbres, mango, uvas, aguacate, entre otras.

Los alimentos ricos en ácido graso Omega 3 ayudan a reducir el colesterol, disminuyen la depresión y son muy buenos para el corazón. Se pueden encontrar en platos de salmón, trucha, atún blanco, sardinas y caballa. Y si no sos amante del pescado puedes consumir tofu, nueces, aceite de canola o soya.

Para minimizar la depresión es recomendable tener tus intestinos sanos, y aquí es donde toman protagonismo los alimentos probióticos que estimulan las bacterias intestinales y sus funciones. Estas fibras vegetales especializadas se pueden encontrar en la avena, algunas legumbres, plátanos, espárragos y el trigo sin refinar.

El compuesto químico estrella es la serotonina ya que se lo conoce como el neurotransmisor “feliz”. Cuando aumenta su nivel, ya sea por algún alimento que hemos ingerido o por la práctica de ejercicio, en los circuitos neuronales genera sensación de relajación, satisfacción, alegría, aumenta el nivel de concentración y la autoestima. Ayuda a regular el comportamiento social, la digestión, el apetito, la memoria, el deseo y función sexual y el sueño. La forma ideal de incorporar la serotonina en nuestra dieta es ingiriendo carbohidratos complejos ya que no elevan significativamente el azúcar en sangre, tales como la pasta y panes integrales, papa, batata, auyama, maíz, frijoles, lentejas o guisantes.

Lo siguientes siete alimentos de la felicidad seguramente ayudarán a mejorar tu estado de ánimo reduciendo tu desaliento y quién te dice, además, te traen buena suerte ya que el 7 representa el buen augurio en varias religiones y culturas, dado a que se asocia con los dioses, la perfección y la naturaleza.

– Carne Roja

Fácil de cocinar ya que queda bien con cualquier guarnición y además es una excelente fuente de triptófano, aporta zinc, proteínas y vitamina B12 a nuestro cuerpo.

– Plátano

Ideal para comenzar el día con un batido de plátano o lo puedes cortar en trozos y agregarlos en un bol con yogur y cereales. Es un buen antioxidante y nos da vitaminas y prebióticos que ayudan la digestión.

– Nueces

Ya sea como snack para media mañana, con yogur o en el relleno de una torta negra, comer nueces es un buen hábito ya que mejora el humor, es un súper antioxidante y nos protege contra el estrés oxidativo.

– Chocolate

Me animaría a decir que es la comida favorita del mundo entero. A quién no le ha sacado una sonrisa el chocolate en cualquiera de sus formas, ya sea en barra, en galletas, como mousse, en una torta, o en un volcán. Sin duda es más sano tomarlo puro, libre de azúcares o sin azúcares añadidos en un vaso de leche. Lo mejor de todo es que además de que nos encante es bueno para nuestra salud, en una medida justa, ya que disminuye el stress y aporta valiosos nutrientes.

– Atún Claro

Este pescado además de ser delicioso es una rica fuente de Omega 3 y de Vitaminas A, D y B ayudándonos a regular el azúcar en sangre y disminuyendo el colesterol.

– Uvas

Las protagonistas de lo noche de año nuevo en varias partes del mundo, esa noche nos brindan ilusión ya que uno pide deseos al comerlas. Pero el resto del año son ricas en antioxidantes e hidratos de carbono así que se asimilan rápidamente y contienen vitamina C.

– Auyama

Su preparación es muy variada, se pueden preparar sopas, purés, sofreír, hacer al horno, ideal para dar color a un estofado o hacer un budín dulce. Gran antioxidante, es preferible elegir las que tengan un color más intenso, además es buena para la hipertensión y la diabetes.

– Arándanos

Estas pequeñas bayas + yogur son la combinación ideal para combatir el calor. A pesar de su pequeño tamaño nos aportan flavonoides carotenoides. Estos antioxidantes especiales junto a la Vitamina A, C, E, selenio y zinc hacen que nos sintamos bárbaros.

Cuando tenemos un bajón de humor  tratamos de saciar ese vacío con alguna comida rápida que nos gusta o nuestra comida favorita de algún restaurante, pero no necesariamente nos van a aportar esa felicidad que buscamos.

Ya hemos visto que hay varias comidas puntuales, comprobadas científicamente, que disminuyen el estrés. Si no tienes un buen día, pues mastica. Los alimentos masticables y crujientes están relacionados con aliviar el estrés.